Follow by Email

sábado, 25 de enero de 2014

LA ESCRITURA PUSILANIME

He hallado un manuscrito que me remite a una biblioteca privada. De ella quiero narrar lo más relevante

lunes, 23 de abril de 2012

Al dios Pachacámac

Uno cree saber lo que busca, pero sólo al final, cuando lo encuentra, comprende realmente qué andaba buscando. Y bien podría ser que lo que rige el destino del hombre no sea Cristo ni Júpiter ni Alá ni Moloch sino Pachacámac, el dios de los avances hacia ninguna parte, el dios de la sabiduría que llega un día después del fracaso.
William Ospina. El País de la Canela

Sin duda, al mirar atrás, muchas serian nuestros silencios. Iriamos más por allí, desprevenidamente sin atender a tanto temor. Admirariamos algún amanecer que nos permitiera recordar que somos casi de papel cuando de perdurar se trata. Y claro, amariamos menos el futuro, odiariamos menos el pasado, y nos apasionariamos definitivamente por el presente.

lunes, 10 de noviembre de 2008

El Analfabeta Político Funcional

En pedagogía existe el término de analfabeta funcional para caracterizar a las personas que aprenden a decodificar las palabras de un texto pero no logran comprender su significado. Sin embargo viven convencidas de saber leer. En política también es útil esta caracterización:

El analfabeta funcional se declara ilustrado en política. Cree poseer las verdades necesarias en la materia con tal suficiencia que desecha cualquier otra posible interpretación.

Su lectura de la realidad es sencilla, todos los males del mundo son causados por sus enemigos. Por tanto, a él corresponde salvar al mundo.

Y si debe aceptar que el mundo ha cambiado, ¡lo hace! Claro, aclarando que a pesar de que las cosas cambien, lo que no cambia es el hecho de que él siempre tiene la verdad.

El analfabeta político funcional asume sus principios como los ‘más altos ideales’ y dado que no pueden existir otros ‘más altos que los altos’ los suyos son los más humanos. Por lo que sus acciones, a priori, son las correctas y sirven a todos.

Para ser condiscípulo del analfabeta político sólo bastan dos cosas: asumir “los más altos ideales” y que juntos, analfabeta y copartidarios, sigan alguna suerte de ser absoluto, verdad revela o teoría infalible.

Su programa político se destaca por su sencillez y eficacia. “Dejen en nuestras manos el mundo. Y despreocúpense, el futuro estará asegurado”

Para él no existen términos medios. “Se está conmigo o se está contra mí”. “Verdad o error, no hay lugar para las interpretaciones”. “Es la paz o la guerra, negociar es sinónimo de debilidad”.

En su pensamiento científico hace gala de los más atinados criterios. “La Verdad no se trata de tener la razón, sino el Poder”

Como pensador el analfabeta político es un defensor acérrimo de la libertad de pensamiento. De la libertad para que todos piensen como él piensa.

Como defensor del espíritu democrático, promoverá y acatará el resultado de toda elección. Siempre y cuando la decisión no afecte (sus) “los más altos ideales”.

Declara que su fin último en la política es La Unidad. La unidad de todos alrededor de sus intereses.

De llegar a burócrata el analfabeta político funcional practicará el principio que “la política es el arte de la lucha por el Poder, y el Poder es la suma de los puestos”.

Y cuando la fuerza de lo hechos le demuestre que es un analfabeta político funcional, con ‘humildad intelectual’, saldrá a denunciar públicamente las máximas del analfabetismo funcional en política.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Aforismo de los aforismos (aforismo2)

Las siguientes son algunas modestas construcciones para ir ejercitando el arte de los aforismos. Aclaro que podría parecer estar influenciado por Ernesto Etchenique

Un aforismo es un Best Seller en miniatura

El aforismo es la aplicación de la economía a la literatura